10 de diciembre de 2008

No me resisto. Gestión de proyectos: 12 verdades fundamentales.

Ya sé que éste es un blog de deporte y cachivaches a su alrededor, pero no me he podido resistir a publicar este comentario ¿Por qué? Pienso que puede serle de utilidad a la gente en sus líos diarios. Son las verdades del barquero. Pero así, tan explicaditas, hasta se llega a estar de acuerdo con ellas. Y... nos pueden evitar el meternos en más de un lío.

Cuando abordamos proyectos profesionales (aunque también sirve para los personales) hay 12 reglas de oro que conviene tener presentes para no caer en típicos errores de gestión. Ante un apretón en el trabajo, ¿quién no ha querido alguna vez hacer a un cerdo volar (aunque luego no supiera como conseguir que aterrizara sin causar grandes destrozos) o no ha pedido que se dé a luz un bebe en 1 solo mes, sugiriendo que en lugar de 1 mujer se pusieran 9 simultáneamente a la tarea?

Las Request For Comments —petición de comentarios— son una serie de notas sobre Internet que comenzaron a publicarse en 1969. Se abrevian como RFC. Si alguien tiene curiosidad, puede encontrarse mucha información sobre ellas fácilmente en Internet.

Las siguientes 12 reglas están extraídas del RFC 1925. Aunque se publicó 1 de abril de 1996 y su objetivo era las redes de comunicaciones, pienso que es totalmente actual y pone sobre la mesa grandes errores que se cometen en la gestión de proyectos. Como prólogo a cada regla, en negrita, he puesto de mi cosecha la idea fundamental que creo que está tras cada una de ellas.

1. No te despistes: hay que dar resultados. Hagas lo que hagas, no lo olvides nunca, se trata de hacerlo funcionar.

2. Las cosas tienen su ritmo. Sea cual sea la prioridad y dedicación con que se aborde una tarea, nunca podrás superar la velocidad de la luz. Hay límites infranqueables: 9 mujeres no dan a luz un bebe en 1 mes. Ni intentándolo con todas las fuerzas, se podrá tener un bebe en mucho menos de 9 meses. Querer acelerar este proceso puede hacerlo más lento, pero no lo hará más rápido.

3. Los cerdos no vuelan. Con el suficiente empuje, hasta se puede conseguir que un cerdo vuele (al menos que despegue). No es una buena idea. Es difícil hacerlos aterrizar y peligroso estar sentado por debajo de donde se meneen.

4. Ten un buen equipo, con oficio. Algunas cosas en la vida sólo se aprecian realmente cuando se han probado de primera mano. En el mundo de los proyectos, éstos difícilmente pueden ser entendidos por quien los vende pero no los ejecuta. La diferencia, al final, siempre la marcan las personas.

5. Divide y vencerás. Siempre es posible conseguir juntar muchos problemas pequeños hasta crear uno único, mucho más complejo y lleno de interdependencias. En la mayoría de los casos, es una mala idea.

6. Afronta los problemas. No van a desaparecer porque tú hagas como si no los hubieras visto. Está claro que, a corto plazo, es más fácil evitar un problema (por ejemplo, trasladándolo a otra parte del proyecto) que solventarlo. Siempre es posible añadir un nivel adicional de indirección llevándose el problema más lejos, pero acabará por aflorar.

7. Gestionar es saber a qué se tiene que renunciar, y hacerlo. Siempre hay que hacer una elección: calidad, coste y plazo: elige 2. Es imposible tener las 3 a tu favor.

8. No infravalores las dificultades del proyecto. Las cosas suelen ser siempre más complicadas de lo que se piensa a priori

9. Los recursos se expanden como los gases, hasta ocupar todo el espacio disponible. Tengas los recursos que tengas, siempre necesitarás más. Cualquier problema del proyecto, siempre necesita para ser solucionado más tiempo-personas-presupuesto de lo que parecía inicialmente.

10. Sé flexible. Una única talla, nunca se adecua bien a todas las medidas. Que uno tenga un martillo, no significa que todo sean clavos.

11. Somos humanos. Nadie renuncia fácilmente a sus ideas. Cualquier idea ya dicha en el proyecto, con independencia de que sea, o no, válida, será propuesta de nuevo en algún otro momento. Eso sí, con un nombre diferente y de distinta forma. Fíltralas.

12. Acaba el proyecto. En un proyecto, el diseño perfecto se consigue no cuando no queda nada por añadir al mismo, sino cuando no es necesario ir más lejos para darlo por acabado.


Puede verse una referencia completa de la RFC utilizada en http://www.faqs.org/rfcs/rfc1925.html

Espero que quien haya llegado hasta este punto de la lectura, lo dé por bien empleado. Si no es así, mis más sinceras disculpas. Nos vemos.

2 comentarios:

Violeta dijo...

Muy interesante lo de los proyectos, aunque para mi trabajo no me sirve demasiado. Se ve que tú conoces bien el tuyo

Anónimo dijo...

Pues sí, son todas esas cosas que una cree saber pero que muchas veces olvida. Te sigo esde Dublín, que hoy está especialmente gris
Un saludo